¡Ya deja de revisar tu celular!

Categoría: Tecnología / May 2, 2014
¡Ya deja de revisar tu celular!

 Después de las 9pm te restará horas de sueño y será peor.

 

Los celulares inteligentes facilita a las personas organizar sus actividades en tiempos y lugares fuera de la oficina. Ahora que los trabajadores son capaces de entrar a su correo electrónico y a los sitios de internet a cualquier hora y desde cualquier parte, pueden responder a demandas profesionales en formas inimaginables, a diferencia de cómo sucedía hace unas décadas.  

 

Sin duda, muchos considerarían a los teléfonos inteligentes como la herramienta más importante que se pudo inventar, cuando se trata de incrementar la productividad y el conocimiento profesional.

 

Sin embargo, una nueva investigación realizada por la Escuela de Negocios de Harvard, indica que esta conectividad ilimitada tiene un costo: utilizar un teléfono inteligente para trabajar de más, puede ocasionar que malos resultados en el trabajo al día siguiente. La razón de esto es que los celulares son malos para el sueño, y el sueño es muy importante para la productividad y efectividad de un empleado.

 

Un trabajador bien descansado es mucho mejor. Algunos estudios recientes han demostrado que el sueño insuficiente está relacionado con un comportamiento poco ético, pérdida de tiempo en la red, menos organización y menos cultura civil en el trabajo.

 

Desafortunadamente, los teléfonos inteligentes están diseñados para interrumpir el sueño, ya que nos mantienen apegados al trabajo en la noche y nos causan estrés durante la noche, al no permitirnos deshacernos de los pendientes del día. De forma general, también fomentan una “mala higiene del sueño”, como se le conoce a la serie de comportamientos que dificultan el sueño y el descanso.

 

Tal vez, el aspecto más difícil de los teléfonos inteligentes es que nos exponen también a la luz, incluyendo luz azul. Éste tipo de luz no inhibe el sueño y promueve la producción de un químico llamado melatonina.

 

Por ello, los investigadores tienen una buena razón para sospechar que los teléfonos inteligentes son dañinos para el trabajo.  Específicamente, existe la hipótesis de que el tiempo que gastamos en los celulares, después de las 9 pm, afecta negativamente nuestro sueño. 

 

Para comprobarlo, se realizó un par de estudios, que recientemente fueron publicados en la revista Organizational Behavior and Human Decision Processes.

 

En el primer estudio, 82 jefes de nivel medio en el organigrama empresarial, completaron múltiples encuestas, durante 2 semanas. Los resultados se analizaron, específicamente para cada persona. Lo que permitió examinar los efectos diarios y, efectivamente, los celulares causaban fatiga al día siguiente.

 

En el segundo estudio, 161 empleados, de diferentes profesiones completaron las mismas encuestas pero utilizaron televisiones, computadoras, y tabletas durante la noche. Aunque estos aparatos resultaron perjudiciales para el desempeño del día siguiente, los resultados de los teléfonos inteligentes fueron más dañinos. ¿La solución? Apagarlo cuando duermes.

 

Esto va a permitir que los empleados se desenganchen psicológicamente del trabajo y minimicen la exposición a la luz azul producida por las pantallas electrónicas”, indicó Christopher M. Barnes, de la Escuela de Negocios de Harvard.

 

Otra solución potencial es la creación de nuevas normas en cuanto al tiempo de espera de los empleados para responder un correo electrónico. Los líderes deben ser sensibles, los empleados no deben sentir presión para revisar su correo en la tarde o en la noche si sus jefes no están utilizando ese tiempo para enviar mensajes.

 

Una herramienta muy útil es fijar un retraso en la entrega en el correo electrónico, de manera que llegue a la mañana siguiente. Con este enfoque, los gerentes que están viajando o trabajando horas impares todavía se pueden comunicar y reducen al mínimo los efectos negativos sobre los demás.

 

Así que ya sabes, aunque tu celular sea indispensable para tu trabajo es más importante que duermas y descanses.  Cuanto más importante es el trabajo, más importante es trabajar con un cerebro fresco. Harías bien en no dejar que tu teléfono tenga la última palabra.

 

Fuente: Quo.mx

 

Gracias por compartir!